7 consejos que te ayudarán cuando ya no puedes más

La visión de Lehi del árbol de la vida tiene mucho que enseñar sobre el ¡perseverar hasta el fin!

El perseverar hasta el fin es una señal del verdadero discipulado y es esencial para la vida eterna. Sin embargo, cuando las pruebas y los desafíos se presentan en nuestro camino, a menudo se nos dice sencillamente que “aguantemos”. Permítanme ser claro: el “perseverar” no es un principio del Evangelio. Perseverar hasta el fin significa venir a Cristo constantemente y ser perfeccionado en Él.

La lucha para ser fiel

Si el perseverar hasta el fin es esencial para obtener la vida eterna, ¿por qué tenemos que luchar para ser fieles? Luchamos cuando tenemos que decidir entre dos cosas que compiten en prioridad. La obediencia desganada y el compromiso tibio destruyen la fe. El perseverar hasta el fin nos exige un compromiso total con el Salvador y hacia nuestros convenios.

La visión de Lehi del árbol de la vida es una poderosa parábola sobre lo que es perseverar hasta el fin. Los invito a que estudien el sueño de Lehi y mediten al respecto, en espíritu de oración; luego, aplíquenlo a ustedes mismos. Al hacerlo, consideren atentamente seis principios importantes que nos ayudan a perseverar hasta el fin.

1. No se olviden de orar.

Lehi orando

Todo empieza con Lehi, solo, “en un desierto oscuro y lúgubre” (1 Nefi 8:7). Cada uno de nosotros pasa por períodos de oscuridad y soledad. “Al navegar por ese mar de desesperación, mi alma se consuela en secreta oración” (“¿Pensaste orar?”, Himnos, nro. 81).Oren pidiendo la fortaleza para perseverar hasta el fin. Pregunten al Padre Celestial: “¿Qué más deseas Tú que yo haga?”.

2. Vengan a Cristo, y perfecciónense en Él

Árbol de la vida

El árbol de la vida es el punto central del sueño de Lehi. Todo señala hacia el árbol, representa a Cristo, quien es una clara manifestación del amor de Dios. El fruto es Su expiación infinita, una grandiosa evidencia del amor de Dios. La vida eterna con nuestros seres queridos es más dulce y preferible que cualquier otra cosa; para lograr ese don, debemos “venir a Cristo y [perfeccionarnos] en él” (Moroni 10:32). Él es “el camino, y la verdad y la vida” (Juan 14:6). Podemos llenar nuestra vida de logros y buenas obras, pero al fin, si no hacemos convenios sagrados de seguir a Cristo y los guardamos fielmente, habremos fracasado totalmente y por completo en cumplir nuestro verdadero propósito.

3. Sigan adelante con fe

Árbol de la vida

Hay un sendero que conduce al árbol de la vida, a Cristo; es estrecho y angosto, estricto y exacto. Los mandamientos de Dios son estrictos pero no restrictivos; nos protegen del peligro espiritual y físico, y evitan que nos perdamos. La obediencia fortalece la fe en Cristo. La fe es un principio de acción y de poder.El seguir constantemente el ejemplo del Salvador aumenta la capacidad y la fuerza espirituales. Sin el poder fortalecedor y habilitador de la Expiación, es imposible mantenerse en el sendero y perseverar.

4. El Libro de Mormón es la clave para la supervivencia espiritual

Personas aferrándose a la barra de hierro.

La trayectoria de la vida es ardua y es fácil distraerse, desviarse del camino y perderse. La tribulación es una parte inevitable e indispensable de nuestro progreso eterno; cuando sobrevenga la adversidad, no permitan que algo que no entienden destruya totalmente todo lo que en efecto saben. Sean pacientes, aférrense a la verdad y recibirán entendimiento. Las pruebas son como un extenso vapor de tinieblas que puede cegarnos y endurecer el corazón. A menos que estemos “asidos constantemente” (1 Nefi 8:30) a la palabra de Dios y la vivamos, nos volveremos espiritualmente ciegos en lugar de ser de ánimo espiritual. ¡Escudriñen el Libro de Mormón y las palabras de los profetas vivientes día a día, día tras día, todos los días! Es la clave para sobrevivir espiritualmente y evitar el engaño. Sin eso, estamos espiritualmente perdidos.

5. No se distraigan ni se dejen engañar

Considerar algo es prestar atención minuciosa a ese algo. El prestar atención a los que no creen en Cristo no les ayudará a encontrarlo; hacer una búsqueda de #edificio espacioso para hallar conocimiento no les conducirá a la verdad; no se publica allí. Sólo el Salvador tiene “las palabras de vida eterna” (Juan 6:68); cualquier otra cosa son solamente palabras. El edificio grande y espacioso simboliza las “vanas ilusiones y el orgullo” (1 Nefi 12:18) del mundo o, en otras palabras, la distracción y el engaño. Está lleno de gente bien vestida que parece tenerlo todo pero se burla del Salvador y de aquellos que lo siguen; son personas que “siempre están aprendiendo, pero nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad” (2 Timoteo 3:7). Podrían ser bien vistas, pero están espiritualmente extraviadas.

6. Permanezcan junto al árbol

Una familia sentada debajo del árbol de la vida

El mensaje de Lehi es que permanezcamos junto al árbol, y permanecemos allí porque nos hemos convertido al Señor. Al entregar nuestro corazón a Dios, el Espíritu Santo cambia nuestra naturaleza misma, llegamos a convertirnos completamente al Señor y ya no buscamos el edificio espacioso. Si dejamos de hacer aquello que produce una conversión profunda, retrocedemos espiritualmente. La apostasía es lo opuesto a la conversión.

Los verdaderos discípulos continúan manteniéndose despiertos con respecto a Dios todos los días mediante la oración personal significativa, el estudio serio de las Escrituras, la obediencia personal y el servicio desinteresado. Permanezcan junto al árbol y manténganse despiertos.

Una vez que entramos en convenios con Dios, no hay marcha atrás. Ceder, rendirse o renunciar no son opciones. En el Reino de Dios hay una norma de excelencia para la exaltación y ¡requiere discípulos valientes! No hay lugar para discípulos mediocres ni satisfechos de sí mismos. Lo mediocre es contrario a la excelencia y un compromiso de calidad media les impedirá perseverar hasta el fin.

7. Volver al camino

Si están en una lucha, confusos o espiritualmente perdidos, los exhorto a hacer algo que sé que los hará volver al camino. ¡Empiecen otra vez a estudiar el Libro de Mormón con espíritu de oración y a vivir según sus enseñanzas día a día, día tras día, todos los días! Testifico del profundo poder del Libro de Mormón que transformará su vida y fortalecerá su determinación de seguir a Cristo. El Espíritu Santo les cambiará el corazón, los ayudará a ver “las cosas como realmente son” (Jacob 4:13). Él les indicará qué deben hacer después.

Hermanos y hermanas, perseverar hasta el fin es la gran prueba del discipulado. Nuestra condición diaria de discípulos determinará nuestro destino eterno. Despierten en cuanto a Dios, aférrense a la verdad, guarden los convenios sagrados que han hecho en el templo y ¡permanezcan junto al árbol!

De un discurso de la Conferencia General de abril de 2015

Comparte tu experiencia

¿Qué hacen para permanecer centrados en Cristo y continuamente perseverar hasta el fin?

 

 

Fuente: “¿Sientes que apenas aguantas?” por el Élder Kevin W. Pearson de los setenta (lds.org)

Abish Estrada por Abish Estrada

Patrocinadores

Facebook Comments
2016-10-22T19:43:10+00:00