¡MIRAD! ESTAD, PUES, PREPARADO

Élder Harold B. Lee del Quórum de los Doce
Conferencia General de Octubre de 1965

“Quisiera tomar, para mis pocas observaciones, algunas palabras que fueron dadas en una revelación a la Iglesia cuando ésta estaba en medio de algunas de las pruebas y persecuciones más duras que la Iglesia ha sufrido en esta dispensación:

DESPUÉS DE LAS TRIBULACIONES, VIENEN LAS BENDICIONES

“Porque de cierto os digo, bienaventurado es el que guarda mis mandamientos, sea en vida o muerte; y el que es fiel en la tribulación tendrá mayor galardón en el reino de los cielos.

Por lo pronto no podéis ver con vuestros ojos naturales el designio de vuestro Dios concerniente a las cosas que vendrán más adelante, ni la gloria que seguirá después de mucha tribulación.

Porque tras mucha tribulación vienen las bendiciones. Por tanto, viene el día en que seréis coronados con mucha gloria; la hora no es aún, mas está cerca.

Recordad esto que os digo de antemano, para que lo consideréis en el corazón y recibáis lo que está por venir.

He aquí, de cierto os digo, por esta causa os he enviado: para que seáis obedientes, y vuestros corazones estén preparados para testificar de las cosas que han de venir;

y para que tengáis el honor de poner el fundamento y de dar testimonio de la tierra sobre la cual se hallará la Sion de Dios” ( D. y C. 58: 2-7 ).

Así que con frecuencia se escucha la expresión, cuando se producen incidentes y propuestas aterradoras parecen amenazar los fundamentos mismos de la Iglesia y de la nación, “El diablo sin duda anda suelto.”

El tiempo permite sólo unos pocos ejemplos de cómo podemos ser guiados cuando estas experiencias vienen a nuestros días a nosotros como individuos. Bien puede ser que esperamos que, al igual que en las últimas dispensaciones, que nuestros peores enemigos serán aquellos que una vez estuvieron dentro de nuestras filas y ahora nos van a entregar. ¿Por qué nuestros peores enemigos son los que estuvieron dentro de nuestras filas?

El profeta José Smith hizo esta declaración:

“De los apóstatas, los fieles han recibido las persecuciones más severas. Judas fue reprendido, e inmediatamente traicionó al Señor en manos de Sus enemigos, porque Satanás entró en él. Se concede una inteligencia superior a aquel que obedece el Evangelio con íntegro propósito de corazón, y si se peca contra ésta, el apóstata queda desnudo y destituido del Espíritu de Dios, y ciertamente se halla muy cerca de la maldición, y su destino es ser quemado. Una vez que a éstos les es quitada la luz que había en ellos, quedan tan llenos de tinieblas como antes lo habían estado de luz, y entonces no causa asombro si emplean todas sus fuerzas contra la verdad e, igual que Judas, procuran la destrucción de aquellos que fueron sus mayores benefactores.” (Enseñanzas del profeta José Smith, pág. 67).

El Maestro aparentemente tenía el mismo pensamiento en mente cuando dijo algo que debe haber sido sorprendente y preocupante en su día: “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.

Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, y a la hija contra su madre y a la nuera contra su suegra.

Y los enemigos del hombre serán los de su casa.” (Mateo 10: 34-36).

Su venida como el Hijo de Dios parecía haber intensificado el odio de las fuerzas del mal. Tan poderoso era Satanás que el Maestro, usted recuerdorá, habló de él como el príncipe de este mundo. Dijo, “No hablaré ya mucho con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo, y él no tiene nada en mí.” ( Juan 14:30 ).

El presidente Heber C. Kimball, poco después que los santos llegaron aquí a las montañas —y supongo que algunos se estaban jactando del triunfo provisional sobre sus enemigos— dijo lo siguiente: ‘…pensamos que estamos a salvo aquí en las montañas eternas, donde podemos cerrar las pocas puertas de acceso a los cañones en contra de los populachos y perseguidores, los inicuos y viles, quienes siempre nos han acechado con violencia y robos, pero deseo decirles, mis hermanos, que llegará el momento en que en estos valles pacíficos estaremos tan mezclados que será difícil distinguir la cara de un enemigo de la del pueblo de Dios. Entonces, hermanos, cuidado, porque habrá un tiempo en que seremos cernidos y muchos caerán; pues les digo que viene una prueba, una PRUEBA, una PRUEBA, y ¿quién podrá soportarla?…

“ Permítanme decirles que muchos de ustedes verán el tiempo en que sufrirán todos los problemas, las pruebas y las persecuciones que les va a ser posible soportar, y tendrán muchas oportunidades de demostrar que son fieles a Dios y a Su obra. Esta Iglesia tiene ante sí muchos senderos estrechos por los que habrá de pasar antes de que la obra de Dios sea coronada con la victoria. Para afrontar las dificultades que se aproximan, será necesario que tengan un conocimiento propio de la veracidad de esta obra. Testifico que las dificultades serán de tal naturaleza que el hombre o la mujer que no posea este conocimiento o testimonio caerá. Si aún no tienen dicho testimonio, vivan rectamente y pidan al Señor sin cesar hasta que lo obtengan, porque si no lo hacen, no podrán superar las dificultades.

“ ‘Recuerden estas palabras, pues muchos de ustedes vivirán para ver su cumplimiento. Llegará el día en que ningún hombre o mujer podrá prevalecer con luz prestada. Cada uno deberá guiarse por su propia luz. Si no la tienen, ¿cómo podrán prevalecer?’ (Life of Heber C. Kimball, págs. 446, 449–450)”.

¿POR QUÉ NO SON ESCOGIDOS?

El Señor dijo algo en nuestros días que explica por qué muchos fracasan y no son escogidos. Él hizo la pregunta: “… ¿Y por qué no son escogidos?” ( D & C 121: 34 ). Veremos fracasar en la vida en la iglesia, así como veremos en la vida pública. A veces los hombres que hemos elegido para un cargo público, pensábamos que eran fieles a las normas de la iglesia, pero sólo lo eran para que ellos nos traicionen y prácticamente vendan sus almas para sacar provecho político temporal.

Del mismo modo, en la Iglesia, los hombres que han sido elevados a posiciones altas nos han traicionado, y algunos se han preguntado por qué otros no han sido llamados a ocupar ciertas posiciones. El Señor nos dice el porqué les niega a ciertos hombres ciertas responsabilidades en su iglesia. El dijo: “Porque a tal grado han puesto su corazón en las cosas de este mundo, y aspiran tanto a los honores de los hombres” ( D. y C. 121: 35 ).

Y yo sostengo que es lo mismo ahora como lo ha sido en cada dispensación de la Iglesia y siempre será así. En los días de Abraham Lincoln, un gran predicador con el nombre de Wendell Phillips dijo algo que bien podríamos recordar: ““¡Con cuánta prudencia la mayoría de los hombres se arrastra hacia tumbas sin nombre mientras que, de vez en cuando, uno o dos dejan de pensar en sí mismos y obtienen inmortalidad!” (Citado en John Wesley Hill, Abraham Lincoln – Hombre de Dios ., P 146.) El que quiera ser grande debe recordar lo que este sabio ha dicho.

¿No sería maravilloso si se puede decir de nuestros líderes en la función pública como se dijo de Abraham Lincoln: “Cuando habló de la nación que tanto amaba, sus labios eran como carbón encendido para un altar. Parecía ser de la misma fibra de los profetas de la Sagrada Escritura y se puede decir, sin irreverencia, que era un ‘sacerdote según el orden de Melquisedec (Heb. 5: 6 ), sin principio ni fin de días’ ( Hebreos 7: 3 ), combinando el reino y funciones sacerdotales esencial para el servicio de su nación y su tiempo” (Hill, op. Cit. , P. 306.)

Ahora, de nuevo, el Señor nos ha advertido de los que luchan contra Sión o que traicionan a su confianza sagrada como poseedores del sacerdocio. Haríamos bien en recordar lo que el Señor ha prometido a este pueblo. El Señor declaró: “¿Hasta cuándo pueden permanecer impuras las aguas que corren? ¿Qué poder hay que detenga los cielos? Tan inútil le sería al hombre extender su débil brazo para contener el río Misuri en su curso decretado, o volverlo hacia atrás, como evitar que el Todopoderoso derrame conocimiento desde el cielo sobre la cabeza de los Santos de los Últimos Días.” ( D. y C. 121: 33 ).

Y de nuevo el Señor dijo respecto a los que nos atacan: “Por tanto, dejadlos que propongan sus potentes razonamientos en contra del Señor.

De cierto, así os dice el Señor, no hay arma forjada en contra de vosotros que haya de prosperar;

y si hombre alguno alza su voz en contra de vosotros, será confundido en mi propio y debido tiempo.” ( D. y C. 71: 8-10 ).

Fue en medio de gran persecución cuando el profeta José Smith recibió una gran consuelo. “Mi hijo,” el Señor dijo: “paz a tu alma; tu adversidad y tus aflicciones no serán más que por un breve momento;

“Y luego, si lo sobrellevas bien, Dios te exaltará, triunfarás sobre todos tus enemigos” ( D. y C. 121: 7-8 ).

Hay algunos entre nosotros que se erigen como los críticos de la Iglesia, diciendo que la Iglesia se ha ido fuera del camino. Algunos clanes apóstatas venenosos incluso desde el comienzo de esta dispensación han hecho afirmaciones ficticias en contra de la autoridad. Debemos advertir a éstos, así como los que están en peligro de ser llevado por mal camino, de lo que el profeta predijo. El dijo:

“el hombre que se levante para condenar a los demás, criticando a la Iglesia, diciendo que se han desviado, mientras que él es justo, sepan sin duda alguna que ese hombre va por el camino que conduce a la apostasía; y si no se arrepiente, así como Dios vive, apostatará” ( Enseñanzas del Profeta José Smith pág. 156-157.)

Mucho se ha dicho en las sesiones de esta conferencia sobre la imprudencia y la inquietud entre los miembros disconformes. El presidente de una de nuestras grandes universidades escribió una carta a sus estudiantes después de un año de mucho descontento en el campus universitario y que puede aplicarse a ésto. Dijo este presidente de la universidad: “A menudo me han recordado en el pasado invierno, jóvenes estudiantes que encuentran el cristianismo insuficiente, y algunos han decidido fundar su propia nueva y mejor religión. Le pidió a un teólogo viejo y sabio un consejo sobre cómo empezar.. , con un brillo en los ojos, dijo:

“yo sugiero que hagas los arreglos para conseguir que te crucifiquen, y luego te levantes de entre los muertos al tercer día.’ Su función primaria como estudiantes aquí es para aprender, no para enseñar. Los estudiantes que piensan lo contrario deben salir, y encontrar sus propias universidades en donde las lecciones la den sus estudiantes.”. (Presidente de la Universidad de Notre Dame, 8 de abril de 1963.)

Creo que sería bueno si nuestros jóvenes estudiantes y los miembros disconformes pudieran escuchar la sabiduría de este presidente de universidad.

EL APRENDIZAJE A TRAVÉS DE LA OBEDIENCIA EN EL SUFRIMIENTO

Fue Mark Twain que nos dijo que todo el mundo debe esperar tener pruebas personales y tragedias personales. Él escribió esto después de la trágica muerte de su hija de veinticinco años de edad, Suzy. El dijo, “Suzy murió cuando comienza el mejor momento de la vida, 25 años de edad. Había vivido sus años dorados, pero se perdió de los mejores pues en ellos vienen los riesgos, las responsabilidades y las tragedias inevitables de la vida.” parábola del Maestro nos da la clave para evitar el desastre, cuando estos llegan las pruebas.

Muchas veces me han preguntado sobre mi apreciación personal al llanto de angustia del Maestro en el huerto de Getsemaní. “Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase esta copa de mí; pero no sea como yo quiero, sino como tú” ( Mateo 26 : 39 ).

(Antes de leer el siguiente párrafo, usted debe saber que este discurso del Élder Lee fue dado 3 meses después de la muerte de su hija mientras él estaba de viaje apostólico)

A medida que avanzo en años, comienzo a entender en una pequeña medida de cómo el maestro debe haberse sentido. Yo en la soledad de una habitación de hotel a 2.500 millas de distancia, usted, también, puede que algún día grite desde el fondo de su alma como fue mi experiencia: “Oh, Dios mío, no la dejes morir la necesito; su familia la necesita”. (llora Élder Lee al decir ésto)

Ninguno de los dos fue contestada; ni la oración del Maestro ni la mía. El propósito del sufrimiento personal puede ser solamente explicado en lo que dijo el Señor por medio del apóstol Pablo:

“Y aunque era Hijo, aprendió la obediencia por lo que padeció;

“Y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen” ( Hebreos 5: 8-9. ).

Por lo que es en nuestros días, Dios quiera que usted y yo podamos aprender la obediencia a la voluntad de Él, aún si es necesario por medio de cosas que sufriremos. Una de las cosas que nos caracteriza como Santos, como el rey Benjamín nos dijo, es ser “sumiso, manso, humilde, paciente, lleno de amor y dispuesto a someterse a cuanto el Señor juzgue conveniente imponer sobre él, tal como un niño se somete a su padre” (Mosíah 3:19 ).

ESTAD EN LUGARES SANTOS

Estas son palabras que quiero que recuerden siempre. ¡Mirad! Estad, pues, preparados. Por tanto, estad en lugares santos y ¡no seáis movidos! “Quedaos tranquilos, y sabed que yo soy Dios” ( Salmos 46:10 )

Soy testigo de que hasta que una persona ha estado dispuesto a sacrificar todo lo que posee en el mundo, ni siquiera reteniendo su propia vida si fuera necesario para la edificación del reino, entonces sólo puede así reclamar el parentesco a Aquel que dio su vida por todos los hombres y mujeres. Dios nos hace dignos, dispuestos a aceptar lo que él ve conveniente imponer sobre nosotros, como un niño a su padre ( Mosíah 3:19 ).

Les doy mi solemne testimonio en cuanto a la misión divina del Señor y de la responsabilidad que hay que tener como su Iglesia y su pueblo y de su sacerdocio, en el nombre del Señor Jesucristo. Amén.”

por Javier Fuentes Mora

Patrocinadores

Facebook Comments
2016-10-23T22:46:38+00:00