Cómo fortalecer nuestro YO interior (NDH)

En este artículo te daremos algunas ideas para dar una lección de Noche De Hogar (NDH) con el siguiente tema:

El fortalecimiento del YO interior, por el presidente James E. Faust

Puedes ingresar al artículo dando clic sobre el título.

 

Himnos

La siguiente lista puede servirle para escoger un himno.

“¿Quién sigue al Señor?” Himno N° 170

“Dios da valor” Himno N° 55

“Firmes creced en la fe” Himno N° 166

” A ti Señor” Himno N° 93

“Más santidad dame” Himno N° 71

 

Escrituras

Doctrina y Convenios 29:34-35

“Por tanto, de cierto os digo que para mí todas las cosas son espirituales; y en ninguna ocasión os he dado una ley que fuese temporal, ni a ningún hombre, ni a los hijos de los hombres, ni a Adán, vuestro padre, a quien yo creé. He aquí, yo le concedí que fuese su propio agente; y le di mandamientos; pero ningún mandamiento temporal le di, porque mis mandamientos son espirituales; no son naturales ni temporales, ni tampoco son carnales ni sensuales.”

Efesios 3:16-19

“…para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu, a fin de que Cristo more por la fe en vuestros corazones, para que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender, con todos los santos, cuál es la anchura, y la longitud, y la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.”

Lección

*Apto para todas las edades*

Leer en voz alta:

Así como Pablo deseó que el Señor le concediera el “ser fortalecidos con el poder en el hombre interior” a los Efesios, así hoy en día la Iglesia se interesa en edificar la fortaleza y el carácter moral interiores de los miembros de la Iglesia, para que lleguen a estar en absoluta armonía con las declaraciones de los profetas y apóstoles modernos que han dicho:

“Nuestro objetivo principal [es el establecimiento de]… independencia, laboriosidad, ahorro y respeto propio”.

Nuestro “verdadero objetivo…, a largo plazo, es edificar el carácter de los miembros de la Iglesia… rescatar lo más noble de su interior y hacer que florezca y dé fruto la riqueza latente de su Espíritu, lo cual —después de todo— es la misión, el propósito y la razón de ser de esta Iglesia”.

Pregunta:

¿Qué es para ti la fortaleza del hombre (o yo) interior?

¿Por qué crees que los profetas y apóstoles se interesan en que nos edifiquemos espiritualmente?

Leer en voz alta:

El Presidente Faust nos invitó a interesarnos más en las personas de manera individual que en una actividad que se está realizando. Él dijo

(Puede pedir que alguien más le ayude a leer la cita)

“Al planear las actividades, se debe comenzar relacionándolas con las necesidades espirituales de los miembros, incluso el facilitarles oportunidades para que presten servicio significativo a los demás y, por propia elección, para que tomen parte en actividades apropiadas de carácter cultural, educativo, recreativo y social aprobadas por los líderes del sacerdocio. Debemos recordar que el éxito de determinada actividad no se puede juzgar siempre por el número de personas que asistan a ella, sino más bien por el efecto que surta en su vida. Debe existir la clara comprensión de que los principios son más importantes que los programas y que la gente es más importante que las organizaciones.”

Pregunta:

¿Cómo puedes hacer lo que el presidente pidió con las personas de tu organización? (niños, hombres o mujeres jóvenes, etc.)

Leer en voz alta:

El presidente nos enseña que el convertir nuestra fortaleza interior en hechos es la mejor indicación de nuestra eficacia; nuestra forma de vivir es la mejor indicación de lo que es en realidad nuestra religión. Thomas Carlyle dijo “la convicción… es inútil a menos que se convierta en conducta”.

Pregunta:

¿Por qué crees que es importante que actuemos?

Leer en voz alta:

Para fortalecer nuestro yo interior se necesita de fe. En un mundo con tanta inseguridad y pecados que nos rodean día a día, muchas personas de este mundo llevamos a cabo nuestras actividades diarias con miedo, ansiedad por nuestra vida presente y futura, pero si tuvieramos fortaleza y seguridad interiores, no tendríamos de qué preocuparnos. El Salvador dijo: “Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar”

Cuando enfermamos físicamente acudimos al médico para poder obtener la ayuda necesario y curar nuestro cuerpo, pero así como nuestro cuerpo, nuestro espíritu necesita atención continua. El séptimo Artículo de Fe dice que entre otros dones espirituales, creemos en el don de sanidades. Ese don abarca la curación tanto del cuerpo como la del espíritu. El Espíritu Santo le transmite paz al alma y ese solaz espiritual se recibe al invocar los dones espirituales, los que se reciben y se manifiestan de diversas maneras.

Para fortalecer en mayor grado el hombre interior, primero hay que purgarlo y limpiarlo de toda transgresión. El andar en compañía del mal hace que todo nuestro ser muera espiritualmente. La fuente espiritual de nuestra vida no manará a menos que todas las transgresiones sean purgadas. No sólo se hace referencia a los pecados sexuales, sino también a cualquier tipo de fechoría, entre las que se incluyen el mentir, engañar, robar y herir consciente o imprudentemente a los demás.

Pregunta:

¿Qué crees debemos hacer para recibir curación de nuestro hombre o mujer interior? (Se puede hablar de arrepentimiento, hablar con el obispo, orar, recurrir a las escrituras, etc.)

Leer en voz alta:

Una parte importante del ser espiritual que mora en todos nosotros es esa parte apacible y sagrada mediante la que podemos percibir una santificación en nuestra vida; es esa parte de nosotros en la que no puede irrumpir ningún otro ser; es esa parte que nos permite acercarnos a lo divino, tanto en este mundo como fuera de él. Esa porción de nuestro ser está reservada exclusivamente para nosotros mismos y para nuestro Creador; abrimos sus puertas al orar; es allí donde podemos retirarnos y meditar. Es posible que el Espíritu Santo more en esa parte especial de nosotros ya que es un lugar de comunión especial, el elemento principal de nuestra batería espiritual. Pero si permitimos que el pecado entre sigilosamente en nuestra vida, esa gran fuente de energía puede agotarse.

Pregunta:

¿Qué significa sigilosamente?

¿Cómo el pecado puede entrar sigilosamente en tu vida?

Leer en voz alta:

El presidente Faust dijo “La niebla opresiva que empaña los senderos tortuosos y los caminos de la vida de ustedes desaparecerá ante la luz espiritual que emana exclusivamente de Dios. Esta luz espiritual no brillará a menos que de manera diligente y humilde nos esforcemos por disfrutar de Su Espíritu, pues “el Señor requiere el corazón y una mente bien dispuesta” (D. y C. 64:34).

Pregunta: 

¿Qué puedes comprender de esto?

(Sólo las dificultades de la vida serán sobrellevadas con la ayuda de Dios, la cual sólo podemos obtener si ponemos real interés, cuidado y atención de manera humilde para recibirla.)

Leer en voz alta:

También dijo “El Espíritu del Señor puede estar siempre con nosotros, aun en los hornos más calientes de la vida en los que se nos pueda arrojar, para que aquellos que nos contemplen vean siempre que tenemos un compañero santo.”

Pregunta:

¿Cómo te hace sentir esto?

¿Cómo puedes hacer que los que te vean sepan que tienes un compañero santo?

Leer en voz alta:

Al sembrar para nuestros espíritus, ruego que seamos fortalecidos en nuestro yo interior con poder procedente de Su Espíritu, pues la espiritualidad se asemeja a la luz del sol: pasa a través de lo impuro y no se contamina. Ruego que vivamos de tal manera que lo espiritual que hay en nosotros brille entre lo común, lo sórdido y lo maligno, y santifique nuestras almas.

ACTIVIDAD

1.- Pregunte a los integrantes de la familia qué puede hacer una persona para fortalecer su cuerpo físico, como por ejemplo hacer ejercicio, seguir una dieta adecuada y tener el descanso suficiente. A continuación pídales que nombren ideas del mensaje del presidente Faust para la edificación de la fortaleza moral interior. Comparta su testimonio de la forma en que esas ideas le han ayudado a resistir la inseguridad, la duda y la tentación.  (Puede utilizar el archivo con imágenes para los más pequeños dando clic aquí –>fortalecimiento-fisico-y

2.- Muestre una batería a los integrantes de la familia y repasen el funcionamiento de la misma. ¿En qué se asemeja nuestra espiritualidad a una batería? Lean la sección “Nuestros sentimientos espirituales” y comenten de qué formas podemos recargar nuestras baterías espirituales

3.-Invite a los integrantes de la familia a comentar los beneficios que recibimos del sol. Lean con ellos la sección “La luz espiritual” y comenten en qué formas la espiritualidad es como la luz del sol y el pecado como una densa niebla. De acuerdo con el presidente Faust, ¿cuáles son algunas de las formas en que podemos aumentar la luz espiritual en nuestra vida?

Facebook Comments
2016-11-17T15:15:47+00:00